Noticias, tutoriales & consejos de MAGIX

Dispositivos de audio, búfer y configuraciones en MAGIX Music Maker Premium

Dispositivos de audio, búfer y configuraciones en MAGIX Music Maker Premium

En mi último artículo discutimos acerca de cuestiones relacionadas con la latencia de audio en MAGIX Music Maker, por qué se produce y cómo se puede evitar. En esta ocasión vamos a examinar con más detenimiento, cómo ajustar la configuración de audio de Music Makers para adaptarlo a las prácticas más habituales en la producción musical. Estos conceptos se pueden aplicar también a Samplitude Music Studio, el siguiente programa en importancia de la gama Music Maker. Aunque los diálogos de configuración de estos dos programas difieren, el concepto es muy similar. Además nos ocuparemos también de dispositivos de audio, tanto software como hardware, inclusive dispositivos ASIO (Audio Stream Input/Output), y cómo inciden en el en el rendimiento del sistema o su importancia a la hora grabar.

¿Hardware o software? ¿Qué tipo de dispositivo utilizas?

La mayoría de artistas, productores y compositores que trabajan en casa, especialmente aquellos que están empezando a moverse en la producción musical digital, se sirven normalmente de un ordenador personal sin dispositivos externos. Dicho de otro modo, cuando empiezas a trabajar con Music Maker, tu PC utiliza el dispositivo de audio interno, si no has instalado una nueva tarjeta de sonido o si no has conectado una tarjeta de sonido externa a tu portátil. Para verificar en Windows tu configuración, haz clic derecho en el altavoz (en la esquina inferior derecha, junto al reloj) y abre el mezclador de volumen. En él encontrarás un listado con los dispositivos de audio disponibles. Realtek , por ejemplo, fabrica un dispositivo de audio muy extendido (Realtek High Definition Audio), quizás te resulte conocido, ya que viene incluido en muchas placas base. Con mi propio M-Audio M-Track Plus, un buen ejemplo de dispositivo de audio externo, os voy a mostrar cómo utilizar y configurar un dispositivo ASIO conectado a través de un puerto USB. Si dispones de un dispositivo de M-Audio o de otro fabricante, este se muestra normalmente con un icono en la barra de herramientas, a veces es necesario extender este área para verlo (ilustración 1). Con este icono puedes configurar la frecuencia de muestreo y el búfer del dispositivo, estas configuraciones se pueden ajustar solamente antes de que hayas inicializado tu DAW o antes de haber empezado a usar el dispositivo, en caso contrario estarán no disponibles.

Ilustración 1 - En la barra de herramientas se pueden cambiar parámetros o la tarjeta de sonido. Esto se ejemplifica aquí con una tarjeta de sonido M-Audio.

Ilustración 1 – En la barra de herramientas se pueden cambiar parámetros o la tarjeta de sonido. Esto se ejemplifica aquí con una tarjeta de sonido M-Audio.

¿Cómo se configura el búfer en Music Maker cuando se utilizan dispositivos externos?

Para sistemas con bajo rendimiento se recomienda como punto de partida conservar los valores predeterminados, esto es, una frecuencia de muestreo de 44.100 Hz y un tamaño de búfer de 256 samples. Con 44,1 kHz se grabaran y exportarán tus proyectos a una calidad de CD de 16 bits, mientras que 48 kHz significa normalmente, aunque no siempre, que se alcanza una producción a 24 bits. Esto depende del hardware y software utilizados, especialmente de las características de tu estación de audio y del dispositivo ASIO. El oído humano no puede distinguir entre una grabación a 16 bits y otra a 24 bits, un ingeniero de sonido puede en cambio identificar fácilmente las diferencias gracias a la forma de onda, si esto fuera necesario para alcanzar una producción con una resolución más refinada y un mayor rango dinámico. Para la mayoría de usuarios domésticos basta con 44.1 kHz y 16 bits, a no ser que el ingeniero de masterización indique otra cosa. Es siempre recomendable hablar con uno antes de empezar una producción, para fijar objetivos y concretar requerimientos. Es fácil con Music Maker adaptar los parámetros al exportar un proyecto, con la combinación de teclas Mayús + W se abrirá el cuadro de diálogo Exportación Wave. (Ilustración 2) Además se permite en la mayoría de plataformas, donde se publican trabajos comerciales, una resolución mínima de 44,1 kHz y 16 bits para archivos WAV, por lo que se puede trabajar tranquilamente una producción a 48 kHz y 24 bits y, después, exportarla con un sample rate menor.

Ilustración 2 - Music Maker puede exportar proyectos en formato WAV con diferentes sample rates. Para que se conserven en tu proyecto la dinámica y la calidad de sonido, asegúrate que no lo has normalizado y que no has aplicado ninguna compresión.

Ilustración 2 – Music Maker puede exportar proyectos en formato WAV con diferentes sample rates. Para que se conserven en tu proyecto la dinámica y la calidad de sonido, asegúrate que no lo has normalizado y que no has aplicado ninguna compresión.

Si utilizas drivers para WAV, Music Maker puede exportar entonces proyectos a 48 kHz y 24 bits de calidad. Estos dispositivos funcionan bastante bien entre 128 y 256 samples, en casos extremos pueden llegar hasta 512 samples.Fuera de estos parámetros se pueden producir distorsiones extrañas, latencia excesiva e incluso pérdida total de sonido. Esto depende a su vez de multitud de factores, como:

  • la magnitud del proyecto, es decir, la cantidad de pistas, efectos, objetos o instrumentos de software;
  • como se haya configurado en Windows la tarjeta de sonido;
  • el tamaño de búfer y el sample rate del proyecto;
  • la capacidad de rendimiento de la CPU, la memoria disponible y la carga de trabajo de tu PC.

Ten en cuenta siempre, que el rendimiento puede disminuir al usar una tarjeta de sonido externa, esto sucede porque no está directamente conectada a tu PC, sino a través de un hub o concentrador. Los problemas surgen durante la distribución de recursos, esto provoca latencia, y por un irregular abastecimiento de energía, ya que algunos hubs no suministran constantemente los 5 voltios necesarios para el buen funcionamiento de los puertos USB. Si te ves forzado a utilizar un hub, busca uno de alta calidad, y con su propio adaptador de corriente, para que no se tenga que alimentar a través del puerto USB. Al monitorizar audio en tiempo real y al usar instrumentos virtuales hay que disponer de una configuración óptima, sino la reproducción no es fluida. Al final compensa probar distintas configuraciones para encontrar la que mejor se ajuste a tu equipo y a tus necesidades. Como ya se vio en mi artículo artículo sobre cómo solucionar problemas de latencia, se trata más de un arte que de una ciencia, por más que se base en fundamentos científicos.

Como norma general: para una disminución de la latencia en tiempo real debes mantener el valor del búfer tan reducido como sea posible. Con un número total de búferes pequeño se logra una latencia baja y se mejora el rendimiento en tiempo real, a riesgo de sobrecargar la CPU. Si es necesario, incrementa en Music Maker el valor del búfer multipista en 1, dejando el tamaño de búfer en los valores predeterminados de 256 o 128. Si es necesario, incrementa el número de búferes en una unidad hasta que no se produzcan chasquidos o distorsiones.

¿Qué configuración de búfer se debería introducir en el cuadro de diálogo Audio/Midi de Music Maker?

La configuración del búfer es una de las cosas más confusas para principiantes, y en Music Maker tampoco es algo distinto. Con la tecla P se abre en Music Maker el cuadro diálogo de configuración del programa, haz clic en la pestaña Audio/MIDI para acceder a las configuraciones de audio. (Ilustración 3) En el cuadro de diálogo puedes escoger entre distintos dispositivos de audio, tanto software como hardware, pero antes de pasar a indicar las posibles configuraciones, es necesario aclarar un poco las opciones disponibles. El orden en que se muestran estas opciones responde al orden de prioridades que consideramos recomendable:

  • Driver ASIO: la compañía alemana Steinberg ha desarrollado la tecnología ASIO junto con VST (Virtual Studio Technologie), que facilita el uso de instrumentos virtuales. Con estas opciones puedes escoger entre la simulación de software de un dispositivo con baja latencia o un dispositivo de hardware ASIO real. Como ejemplo de driver para software os mostramos en este artículo el driver MAGIX Low Latency 2016, también el driver M-Track Quad ASIO, necesario al conectar un dispositivo ASIO de M-Track. Dispositivos de hardware son la mejor elección, mientras que la simulación por software tendría que ser una opción secundaria.
  •   WASAPI-Treiber: WASAPI significa Windows Audio Session API, se trata de un competidor directo con el modelo de drivers Wave, aunque fue concebido como sustituto profesional del Windows Driver Model (WDM), gracias a su capacidad para manejar en exclusiva los recursos del sistema. Si otros métodos no funcionan con tu sistema, WASAPI ofrece algunas ventajas, como, por ejemplo, la administración de permisos de acceso a recursos del sistema esenciales. Este driver es también un buen sustituto del driver ASIO, en el caso que tu sistema no aceptara este último. Además los drivers WASAPI funcionan también con tarjetas de sonido integradas e, incluso, con dispositivos externos de audio.
  • Drivers Wave: estos drivers se utilizan en Windows como método de salida y son especialmente adecuados para renderizar proyectos que exigen altos rendimientos de CPU, como puedan ser aquellos con múltiples pistas MIDI. Si en grandes proyectos la salida a través de ASIO comienza a resultar precaria y un cambio en la configuración del búfer no mejora la situación, o si no dispones de ningún dispositivo de hardware con el driver ASIO adecuado y el driver MAGIX Low Latency 2016 tampoco funciona, entonces la mejor opción es utilizar drivers Wave. Al utilizar estos drivers se realiza la precarga del proyecto a renderizar en el búfer, para ello puede ser necesario aumentar el búfer multipista hasta 32.768 samples y también el número total de búferes. No te olvides de eliminar los samples que no hayas utilizado y que quizás hayas dejado provisionalmente al final de las pistas de tu pieza, sino se renderizarán también. Y, muy importante, guarda tu proyecto antes de iniciar la renderización con el driver Wave. Al renderizar me ha sucedido alguna vez que se ha bloqueado el Music Maker, porque, si las configuraciones de búfer no son las correctas, se provoca una sobrecarga en la CPU. ¡Guarda siempre tu proyecto!
  •  Direct Sound: este método aprovecha los componentes de DirectSound de Mircrosoft DirectX y consiste en una simulación de software controlada desde WASAPI. Según Creative y Microsoft, DirectSound consiste simplemente en una emulación de salida de audio, que permite mantener una compatibilidad con las funciones de los sistemas operativos de Microsoft. Si todo lo demás falla durante la reproducción y renderización, DirectSound debería funcionar siempre, aunque siempre con una latencia considerablemente elevada.
Ilustración 3 - En la columna izquierda hay numerosas opciones disponibles, la elección "correcta" es siempre subjetiva y depende del hardware del sistema, el software y la complejidad del proyecto. No tengas miedo a probar las distintas opciones para encontrar la mejor combinación para tu sistema.

Ilustración 3 – En la columna izquierda hay numerosas opciones disponibles, la elección “correcta” es siempre subjetiva y depende del hardware del sistema, el software y la complejidad del proyecto. No tengas miedo a probar las distintas opciones para encontrar la mejor combinación para tu sistema.

El número de búferes se refiere a la cantidad de búferes que se están utilizando en el momento. Considera que un búfer es una cajita en la que se guarda cada uno de los trocitos en los que se dividen los datos de audio, que, después, durante la reproducción vuelven a ser unidos. El búfer da al sistema la posibilidad de realizar una lectura previa del material de audio, para evitar crujidos, distorsiones u otras interferencias durante la reproducción. Dependiendo del driver de audio utilizado tendrás más o menos margen de maniobra, para aumentar o reducir el número de búferes, según los requisitos del tipo de driver utilizado.

Tamaño de multipista es el búfer principal, que se puede modificar si es necesario, cuando, por ejemplo, se busca llegar al mínimo valor posible. Si estás utilizando un dispositivo ASIO de hardware, ten en cuenta que su búfer se tiene que configurar antes de comenzar con un valor de 128 o de 256 samples.

La última opción, vista previa de búfer, está en relación directa con el búfer necesario en la vista previa de MAGIX Soundpools, cuando se hace clic sobre los loops para reproducirlos y facilitar así su elección. No olvides que algunos son samples y otros consisten en una combinación de instrumentos y partes MIDI. El búfer se puede ajustar a un valor pequeño, de 4096 o 2048 samples, y después, si es necesario, se puede aumentar, dependiendo de la cantidad de samples usados y del rendimiento del sistema.

¿Y después?

Como ya has podido ver, hay multitud de planteamientos en cuanto a drivers y sonido que se pueden aplicar al configurar, también se pueden realizar ajustes incluso a posteriori, si el proyecto gana en complejidad. Por eso configuro yo mismo a mis clientes las estaciones de trabajo de audio basadas en soluciones MAGIX. Ellos encuentran este proceso confuso, y tienen razón. Es siempre bueno tener unos ajustes básicos en tu sistema, que tu conozcas bien y a los que siempre puedas recurrir. Según tu proyecto vaya volviéndose complejo, serán necesarios nuevos ajustes y cambios, así que no deberías tener reparos en aplicándolos. Además Music Maker utiliza solo dos núcleos de CPU, mientras que Samplitude Music Studio es compatible con más de dos núcleos. Os cuento esto, para que tengas presente que Music Maker es una DAW para principiantes y, aunque sea flexible y eficiente, llegarás en algún momento a desbordar sus capacidades. Entonces tendrás que cambiar a un procesador más rápido, o necesitarás una nueva tarjeta de sonido ASIO o ampliar a Samplitude Music Studio. Afortunadamente se pueden importar proyectos en Music Studio y todos los instrumentos Vita y soundpools se pueden también continuar utilizando. Yo utilizo indistintamente tanto Music Maker como Music Studio, ya que un programa complementa al otro, en uno se pueden plantear esbozos musicales que en el otro se pueden desarrollar hasta auténticas producciones.En los próximos artículos voy a detallar otras configuraciones, funciones y técnicas de producción adicionales para los dos programas, Music Maker y Music Studio.

Si todavía no tienes ningún software para tu DAW, entonces descárgate versión de prueba para poder empezar a hacer realidad tus proyectos musicales. Con todos estos consejos, no dejarás de divertirte con Music Maker.

Derek Neuts

Derek empezó su carrera informática, multimedia y musical de niño con una formación privada de nueve años en piano clásico y composición. Estudió y trabajó como técnico de hardware además de como técnico, cámara y editor y goza de más de 20 años de experiencia tecnológica. Derek se licenció en Economía y Comunicación por la Universidad de Marylhurst y actualmente está cursando un máster en Psicología de la Industria y la Organización en la Universidad de Capella. Es propietario de DAW Studio Systems, un proveedor de soluciones DAW adaptadas a la gama de productos de MAGIX.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *