Noticias, tutoriales & consejos de MAGIX

Cintas VHS: el final de una historia

Cintas VHS: el final de una historia

¿Te acuerdas cuando acababas de alquilar una peli en el videoclub y hacías las palomitas? ¿De cómo toda la familia se preparaba emocionada en el sofá? Cuando sacabas la cinta de la caja, te dabas cuenta de que el cliente anterior no la había rebobinado… Hasta que por fin podías poner la peli, la abuela ya se había quedado dormida en el sofá.

Por suerte, esto ya no pasa con los DVDs y Blu-ray. Para las nuevas generaciones es difícil de imaginar que hubo un tiempo en el que las cintas VHS eran el soporte más vendido. A partir del año 2000, el DVD empezó a sustituir a las cintas. En 2002, como muy tarde, las bajas ventas acabaron de confirmar que los mejores años del VHS habían pasado a la historia. En 2008, JVC anunció el fin de la producción de aparato de vídeo VHS. A principios de julio de 2015 se confirmó que se dejaban de fabricar cintas VHS

Ocasión que no queremos dejar pasar para hacer una retrospectiva y examinar esta historia de éxito.

Las cintas VHS abrieron un mercado totalmente nuevo para la industria del cine y han contribuido de manera significativa al desarrollo del cine en casa. Gracias a ellas, las películas se volvieron más accesibles para todo el mundo, además permitían hacer grabaciones propias y se podían reproducir una y otra vez.

La primera cinta VHS fue creada por JVC en el 1976. En el año 1980 ya estaba considerada como estándar en el ámbito de cine en casa. Este sistema de grabación y reproducción analógica se impuso al Video2000 de Grundig y al Betamax de Sony.

vhs-timeline-es

En 2013 se subastó una cinta VHS en Ebay que alcanzó la increíble suma de 13.220 $ más 3,77$ de gastos de envío, convirtiéndose en la cinta más cara de la historia. Y eso que el precio de partida de la subasta del cásico de John Carpenter, “Halloween”, era totalmente humano: 20,99 $.

El último lanzamiento de Hollywood en VHS, fue “Una historia de violencia” de David Cronenberg en el año 2006.

Si tú también te pones un poco sentimental al llegar al punto final de esta historia de 39 años, decirte que el DVD y el Blu-ray también tienen algo bueno: podremos ver nuestras películas favoritas todas las veces que queramos sin perder nada de calidad. Ya no tendremos que temer que la cinta se vaya desgastando. La calidad del audio y la imagen en estos nuevos soportes se mantiene siempre bien. Y tampoco las condiciones de conservación o el paso del tiempo afectarán a nuestras grabaciones más preciadas.

Si sigues teniendo cintas antiguas y quieres preservarlas para la eternidad, deberías echarle un vistazo a ¡Salva tus cintas de vídeo! Este programa te ayudará a digitalizar tus vídeos analógicos y contiene numerosas funciones para la optimización de imagen y audio.

Autor

Parte de MAGIX desde agosto de 2014. Le gusta pasar tiempo con sus amigos y familia, disfrutar de Berlín y expresarse por medio de la fotografía.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *