Noticias, tutoriales & consejos de MAGIX

Timelapse e Hyperlapse: una guía rápida (parte 2)

Timelapse e Hyperlapse: una guía rápida (parte 2)

La semana pasada os hablamos del timelapse, la increíble técnica de edición de vídeo que todos hemos visto en el cine en la que, por ejemplo, las nubes se mueven rapidísimo sobre una ciudad o el sol se pone dando paso a la noche en un santiamén. Esta semana te traemos la segunda parte de la serie en la que llevamos esta técnica al siguiente nivel: el hyperlapse.

¿Os acordáis de que durante un timelapse la cámara tenía que permanecer totalmente quita para que el vídeo no saliese movido? ¿Pero que pasaría si pudiéramos mover la cámara en un plano totalmente horizontal sobre una base fija mientras se realiza el timelapse? ¡Esto es exactamente lo que es el hyperlapse! Aunque esto se puede hacer usando un carísimo dolly rig, también se puede hacer con un trípode, matemáticas y un poco de paciencia.

En primer lugar decide qué objeto (un edificio, una persona quieta, etc.) te servirá como punto de referencia (el punto sobre el que se moverá el hyperlapse). Después debes decidir cuán largo quieres que sea el vídeo final y cuántos frames por segundo debería tener. Así, un vídeo de 3 segundos y 24 fps necesitaría 3*24 = 72 tomas. A continuación debes decidir cuánto se tiene que desplazar la cámara en cada toma. Si hay alguna limitación con respecto a la distancia total que la cámara puede moverse (por ejemplo, a lo largo de un puente de 100 metros), la formula para calcular la distancia que la cámara debe moverse en cada toma será:

fórmula hyperlapse

Es fundamental usar la misma distancia para cada uno de los fotogramas porque sino se creará un hyperlapse tembloroso.

Por último, hay que tener en cuenta que uno de los mayores problemas al que os enfrentaréis a la hora de hacer timelapses o hyperlapses es el “flickering” que ocurre cuando la cámara elige automáticamente el nivel de exposición. A pesar de que la exposición automática funciona bastante bien para tomas individuales, y dado que aquí lo que queremos es combinar varias tomas seguidas, cualquier cambio en la exposición (o en el brillo entre ellas) causa un parpadeo en el resultado final. Así que, cuando te sea posible, graba con un nivel de exposición manual adecuado. Si fuera necesario, podrás optimizar el brillo del vídeo final en la fase de postproducción.

Ahora que ya estás suficientemente inspirado, ¿por qué no coges tu cámara y aplicas la teoría? ¿Necesitas un editor de vídeo para formar el vídeo? Descarga la versión de prueba de 30 días de Movie Edit Pro o Video Pro X hoy mismo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *